29.9.10

Todos crecimos, esa típica imagen de adolescentes que teníamos ha desaparecido, ahora los veo a estos hombres y mujeres que alguna vez mire hace tres, diez o dieciocho años y ya no se parecen en nada, siguen teniendo esa esencia que se puede ver a través del iris, pero su aspecto físico ya no corresponde en nada de lo que solían ser, ahora tienen barba, usan maquillaje, la ropa ha cambiado, los gustos ya no son los mismos, es como si esa etapa del sufrimiento estudiantil se nos hubiera pasado. Ahora a cada paso que demos la sociedad ya no nos mira más como niños o niñas por eso el peso de la responsabilidad ha crecido, los actos que hacemos hoy llevan una carga importante de conciencia e inteligencia, ya no podemos andar haciendo berrinches o pedir a gritos que nos compren lo que deseemos, ¡no!, ya no podemos, ahora nos toca el deber de guiarnos conforme a las bases moralistas y éticas que nuestros padres hicieron favor de brindarnos y que si bien no nos gusten tenemos que acatar.

Siempre guardaré un lindo recuerdo de esas etapas infantiles por las que pasé, pero hoy es día de comportarse soberanamente como una adulta y acoplarme a estas reglas, aunque sin duda alguna, en el fondo todos seguimos siendo esos niños de playera de power rangers o niñas de coletas con listones que a la menor provocación reímos de lo más simple.

1 lectores pasaron la laguna mental.:

adolescente en proceso. dijo...

Quien no quisiera volver a ser chico, no entender nada, no tenes obligaciones y lo mejor los "amigos" esos eran de un rato, pero no los que hoy por hoy te cagan por la espalda.
Un besito enorm!