11.6.10

Y me di cuenta de lo ordinaria que es mi vida, un paso a la derecha, otro a la izquierda y no salgo de ese comfort emocional y físico que me aqueja desde hace bastantes meses, me convertí en una ¡monorutinaria de mierda!, checo facebook cada dos segundos, hago mis tareas y a la noche ceno cocktail de fruta.
No sé que pasó conmigo pero me quedé en stand by, no es que quiera culpar a alguien, pero sí, mis hábitos cambiaron por él y ahora ese sentido de ponerle pimienta y un poco de ron a la vida se ha ido, así como las flores de los árboles se marchitan, así se me fue la motivación, y esta falta de actividad neuropsicomotriz está provocando desordenes espantosos en mi vida, ahora resulta que me convertí en una amargada, celosa y frívola versión de mí misma recargada, ¿Pueden creerlo?, pero está bien me he convencido, de que odio sentir que él tiene el control de mis sentimiento, odio sentir su distancia (literal) y lo que más odio es que me da igual todo lo que hace pero me enoja que lo haga.
¿Quién me podrá entender? otra amargada, convencida que el amor no es para nosotras o tal vez una tan cursi que piense que lo que siento es normal. Por lo tanto y a mi parecer veré cuánto más puedo soportarlo, espero que no me canse en el camino.

4 lectores pasaron la laguna mental.:

Nada por aquí, nada por allá. dijo...

Monotonía, la odio, he tenido que pregramar mi día para no hacer lo mismo una y otra vez!

"Me da igual todo lo que hace pero me enoja que lo haga", concuerdo contigo! es una contradicción pero que todos los días la siento!, cuidate!

La hija de Caronte dijo...

no hay vidas ordinarias, solo hace falta salir de la rutina. :)

Susurrando secretos dijo...

Deja la rutina a un lado, y vive, tú sola. No se necesita a nadie para ser feliz, aunque a veces creamos lo contrario

Anne dijo...

me encanto el blog,un beso!