6.2.10

Ok! hoy les contaré una de mis tantas patoaventuras que me sucedió este día (no es tan interesante, pero la encuentro cómica). Resulta que después de mi clase de français regresé a mi casa y OMG! recordé que no traía llaves (carita de laputamadre :@), en fin lo primero que se me ocurrió fue irme con alguno de mis tíos y pasar la tarde, pero después analicé la situación y recordé un viejo truco para abrir una ventana, fui a pedir un poco de ayuda a uno de mis muy amables vecinos y él accedió, pero en el instante que le conté la situación en que me encontraba me vio con una cara (que decía: !niña tonta! ja), en fin regresé a mi sitio de agonía frente a mi casa, lo siguiente que se escuchó fueron algunos ruidos (chaz, cruc, plas) y wow! logré abrir la ventana (en realidad eso era la menor de mis preocupaciones), lo que pasó después fue aún "mejor" para todos los que me vieron, ahora tenía que encontrar la manera de entrar a mi casa (fuck!), había un pequeño inconveniente de 50 cm que me lo impedía, ya que la altura de la ventana rebasa mis posibilidades físicas (saltar), tuve que acomodar una pequeña escalera fabricada en el momento con adoquines para darme un poco más de altura (súmale 30cm a mi 1.70m), no saben la perspectiva que tenía en ese momento (tengo que aclarar que las alturas mínimas me dan miedo, puedo estar sobre un puente de 80m sin transferir emoción, pero el sólo hecho de pararme sobre un banco me apanica), bueno el punto es que cuando me encontraba sobre mi "escalera" la muy hijadeputa comenzó a moverse (ponle unos 8 grados en la escala de richter) y la expresión en mi cara fue entre que un cólico y un susto se me estaban cruzando (imagínate), logre sostenerme de la orilla de la ventana he intente brincar hacia adentro, pero de nuevo mis condiciones físicas/mentales no me ayudaron, así que cuando di el salto hacia atrás me quede enganchada del pantalón, eso no era lo que me importaba sino que la mitad de la ciudad me estaba viendo, hasta el helicóptero de las noticias llegó (tiendo a exagerar un poco), ya que me reincorporé de esa situación embarazosa, ahora tenía que hallar la forma de pasar mis piernas y de verdad no sé de dónde saqué tanta elasticidad que de apoco pasaron sin contratiempos, al momento de querer saltar hacia adentro mis perras no me reconocieron y una de ellas me mordió, obvio que no grité, sino hubiera sido aún más vergüenza para mí, total salté y fui por las llaves para abrirle a mi hermana y a mi sobrina que me estaban esperando. En ese lapso de tiempo (precisamente en ese lapso) a mi querida sobrina le dieron ganas de hacer pipí, o sea auméntenle 50% a la presión que sentía en ese momento y al final la señorita no pudo más y pshhhh le ganó (carita de frustración), pero bueno así son los niños hay que comprenderlos, ok volvamos conmigo abrí la puerta y mi cara era como de heroína, claro que nadie me felicito ni mucho menos, al contrario sé que todavía se están riendo de mi y de mi temor absurdo jajaja, pero que le voy a hacer, así soy yo. Y es así como acaba mi súper aventura, gracias por leerla toda.
.
.
.
.
Quería darle un toque excéntrico a mi blog, así que escribí esto, jajajaja.

1 lectores pasaron la laguna mental.:

Stalie dijo...

jajajaja a mi me hubiera pasado lo mismo :P asique tranquila jaja