8.1.10

Son bastante cómicas nuestras reacciones post-desilusiones amorosas, recuerdo todas esas veces que me la he pasado puteanto y re mentándole la madre a todos "aquellos" que se encargaron de amargarme en su momento y de sólo rememorar me dan ganas de llorar y de reír con estruendo, porque todas esas maneras de desahogarse típicas de una mujer son lo que nos hacen ser el género dramático. Las mujeres de verdad que somos seres muy raros y a veces complicados, así que a ustedes sólo les queda soportarnos y amarnos.