6.1.10

Hoy es un día de Reyes como hace mucho no había en mi casa, me desperté temprano para acompañar a mi sobrina a abrir sus juguetes que "mágicamente" habían aparecido en la sala. Todo fue tan lindo, que me hacía recordar aquellos días del pasado en los cuales la emoción de levantarme e ir corriendo para ver lo que me habían traído era lo más importante para mi, porque esos pequeños detalles me hacía sentir la niña más feliz del Universo, ya que todo lo que pedía en mi carta me lo llevaban. Ahora tal vez la magia se ha ido, pero al ver la carita de mi sobrina parece que el tiempo no hubiera pasado ya que vuelvo a sentir la alegría de desenvolver los regalos.