7.12.09

Hace tanto que no hablo contigo, que hasta he olvidado tus expresiones y tu forma de ser, tal vez sea el cansancio o la resignación las que me han cambiado que ahora ya no me interesa saber algo de ti.