31.7.09

¿Cómo es que pasaron las cosas? No lo sé, lo único que puedo entender es que me utilizó, creo que ahora que veo toda esta experiencia desde afuera me doy cuenta que nunca estuve enamorada de él, ¡nunca!, era más bien una ilusión visual que mi cerebro reproducía y que mi corazón creyó absurdamente. Tal vez nos encontramos en el momento donde sólo queríamos divertirnos y a lo mejor se nos salió un poco de las manos por algunos meses. Pero he de aclarar que no me arrepiento que haya sido parte de mi vida, al contrario le agradezco, porque gracias a ese suceso repentino maduré extraordinariamente.
Texto recien escrito pero de un suceso viejo.