7.5.17

Hablemos de amor, pero no de ese amor romántico, platónico y empedernido que tenemos por alguien más. No, hablemos de ese amor que debe ser el más importante, el amor a los pequeños detalles hacia nosotros.
Hablemos de darnos caricias y apapachos cuando nadie más lo hace, de curar nuestras heridas y dejarlas sanar, de hacernos mimos y pequeños regalos que nos calienten el corazón. De eso se trata, de creer en uno mismo y hacer que las cosas funcionen, por más cansados y decepcionados que estemos, por más infelices y deprimidos tenemos que sacar fuerza de las entrañas y hacernos saber que este amor importa, que tú, yo, todos importamos. 

28.12.16

Respira, espera y vive el momento.

Cuando cumplí 18 años no tenía la menor idea de qué hacer con mi vida, puede que ahora tampoco sepa mucho al respecto, pero la diferencia es que no me siento perdida. Y he ahí el meollo del asunto, no se trata de saberlo todo, al contrario hay veces donde perderse y sentirse desesperado es la respuesta.

A lo largo de estos últimos años viaje y mucho, conocí personas increíbles y otras no tanto, lugares asombrosos y llenos de magia y otros simplemente fueron buenos, pero a través de estos miles de kilómetros recorridos aprendí la mejor lección de mi vida.

Empezaré por decir que en la adolescencia odiaba la ciudad en donde vivía, no me gustaba en absoluto y ni hablar de la gente con la que me rodeaba, me sentía vacía, sin rumbo. Los años siguieron su curso y entonces tuve la posibilidad de armar mis maletas e irme, en mi mente estaba claro que la ciudad y su gente se interponían con mi propósito de ser feliz, pero cuando estuve en otro lado con otra gente el sentimiento de vacío jamás se fue, regresé a mi ciudad y me seguía sintiendo miserable.

Y fue que en un viaje lo comprendí todo, recuerdo el día donde cierto hombre me hirió de muchas maneras, me sentí devastada y con el corazón roto, de verdad me dolía, físicamente me dolía el pecho de tanto llorar. No quería ir con ninguna amiga a contarle mis penas, así que tome las llaves del auto y viaje toda la noche sin rumbo fijo. Lloré y lloré hasta que se me acabaron las lágrimas, entonces y como por acto de magia me encontraba en un lugar rodeada de montañas y con las estrellas y Luna más brillantes que puedo recordar, al principio tuve miedo de estar sola en esa oscuridad, pero me armé de valor y salí del auto para admirar la belleza que me brindaba la noche, estuve sentada en el cofre del auto por varios minutos, viendo y sintiéndome afortunada, pensando en cómo de todas las manifestaciones que tiene el Universo yo estaba ahí, precisamente ahí, siendo una con mi alrededor.

Con todo esto que digo quiero que entiendas, que nos van a romper el corazón muchas veces, a lo mejor tantas que no nos podamos acordar, que fallaremos en la carrera que elegimos, que nuestra familia no nos entenderá y tampoco nuestros amigos, que las personas importantes se van a ir de nuestro lado y un sin fin de tragedias más nos podrán suceder, sin embargo quiero que sepas que la oportunidad que tienes de estar leyendo este texto no hubiera sido posible si nuestros caminos no se hubieran cruzado y estadísticamente tuvimos 7 mil millones de posibilidades para no habernos conocido, sin embargo y por una razón aún desconocida para mí decidimos estar en ese sitio a la hora precisa.

La vida no es más que un viaje con hermosos accidentes que nos van guiando y forjando para ser las personas que debemos ser, por eso es importante que comprendas que está bien estar perdido, pero no por mucho, sé que sí te lo propones puedes hacer la diferencia en tu vida y en la de los demás y sabes porqué lo sé, por el simple hecho que confío en ti.


Quiero que sepas que...

3.12.15

No tomo café, sólo té sin azúcar.
No sé hacerlo, pero me gusta dibujar.
Amo el brócoli y el spaghetti a la bolognesa.
Mi fruta favorita es la fresa.

Me gustan los besos en el cuello.
Las bufandas en otoño.
Los abrazos cuando hace frío.
Pero me gusta más que me hables al oído.

No soy buena despertando temprano.
Y ni siquiera sé planchar.
Tus pecas en la espalda me hacen suspirar.
Y esa barba que tienes me encanta acariciar.

Mi animal preferido es el zorro.
No soy buena expresando lo que siento.
Pero al verte me estremezco.
Y ese sentimiento no se lo lleva ni el viento.


Sí.

3.2.14

Terminé el año queriendo a alguien que ya no me quería, pero más allá de estar enojada se lo agradezco.
Se lo agradezco inmensamente, porque de alguna forma me devolvió lo que estaba perdiendo y soy feliz, de verdad que sí lo soy.

I'm a high school lover, and you're my favorite flavor...

15.9.13

Quiero tomar un autobús e irme a la capital, sentir la lluvia fría y caminar por las calles solas; y que en el momento menos esperado, aparezcas, aparezcas y me abraces y me digas que todo va estar bien. Éso quiero. 
No quiero lo que tengo ahorita, no lo quiero a él, te quiero a ti. 
Quiero sentirme libre, sin fijar mi atención en esos pequeños detalles, porque no importan ¡Ya no importan!
¡Ven por mí! Sé que estás ahí, yo estaré esperándote el tiempo que sea necesario.

Uno más.

15.6.13

Un concierto más.
Aquél en el que vas con tus mejores amigos.
Uno de ésos donde pasas horas en una fila para poder estar cerca del escenario.
En el cual estás en medio de diez mil personas.
Gritando las canciones hasta quedarte sin voz.
Brincando varios minutos a la par del son.
Donde la cerveza y la comida las compartes con desconocidos.
Durmiendo en la espalda del chico guapo de adelante.
Haciendo amigos que nunca volverás a ver, o tal vez sí.
Grabando con la mirada cada instante.
Tomando fotografías con las manos débiles del cansancio.
Para al final salir caminando descalza, con tus zapatos en una mano y tu amigo en la otra.
Un concierto más, eso es lo que quiero.

-T.



Un día más.

22.4.12

Tengo un "temita" que siempre me ha rondado a lo largo de mi vida, no lo quiero especificar porque me avergüenza bastante, pero supongamos que en los últimos meses había estado "sobria" de él (por decirlo así), pero ya no lo puedo controlar, se volvió más grande que mi voluntad.

Me cansé de comenzar de cero todos los lunes y también me cansé de darme por vencida todos los viernes, he tratado hasta el cansancio y ya no sé que más hacer. Me deprime la manera en que mi vida se me está yendo de las manos aún sabiendo que tengo la capacidad de aprovecharla, a veces me gustaría ponerle un stand by a esta situación y continuar, pero me pesa, y estoy cansada, de verdad que sí lo estoy. Todos los días me digo una y otra vez que tengo que soportar, pero al final siempre es lo mismo.

Sólo un momento.

11.4.12

Nunca nadie te enseña como despedirte, tener que decir adiós es lo más angustiante. Comprendo que la vida está llena de principios y finales, pero despegarte de ese ser que has amado mucho o poco, duele y duele de verdad. 
En este último año he tenido que decir adiós a más personas y animales de los que quisiera y a veces siento que ya no podré, pero luego lo pienso y sé que algún día cercano o lejano los volveré a ver.

Catorce.

6.2.12

Escribir algo en este blog, ya no es común para mí, sin embargo voy a hacerlo sólo por devoción.
La pregunta del año tendría que ser algo así ¿Cómo voy a pasar este "valentine's day"?, y la respuesta más probable que retumba en mi cabeza es :¡SOLA!. Aunque la esperanza todavía no la pierdo.